Los milagros sí existen, los productos milagro ... NO !"

Por: Flor Vega
30 JANUARY 2017
Existe una infinidad de productos que te prometen resolver tu vida y hacerla más fácil, más práctica y sobre todo te prometen quitarte un peso de encima. Si, un peso de encima, literal. Estos productos son los que tenemos que poner atención y analizar todo lo que dicen sobre sus maravillosos resultados.


Todo en esta vida tiene un precio, pero en este momento no me refiero al monetario, me refiero  al que tienes que pagar como consecuencia de tus actos. Y es ahí donde no nos detenemos a pensar cuánto vamos a sacrificar al utilizar productos que prometen una reducción en peso inmediata o con resultados maravillosos sin que tengamos que involucrar mucho esfuerzo para lograrlo.


La mayoría de la gente no lee las etiquetas. Eso si nos va bien, pues muchísimos de estos productos ni siquiera especifican su fórmula ni los ingredientes que lo conforman. Lo único que nos interesa es tener resultados mágicos, milagrosos… rápidos.


Pensamos que, por el hecho de tomar proteína en polvo, nuestros músculos crecerán igual que los del instructor o los de algún actor o actriz que admiramos. Que tomando un licuado de piña y chayote, harán la magia de quitar esa desagradable pancita, logrando el tan deseado vientre plano. Así de fácil, sin hacer nada más que eso.


Se que somos un pueblo que cree en los milagros, pero en esta ocasión no quiero contradecirlos, pero si informarles que los productos milagrosos para bajar de peso no existen, tampoco los alimentos milagro, es decir conferir un poder absoluto a un solo alimento o a un producto, es un error.


El poder del milagro consiste en la fuerza que radica en tu persona. Muchos se preguntaran, ¿de qué habla esta nutrióloga?, pues sí, así es. Nosotros mismos provocamos el milagro, no el producto ni el alimento en específico. Nosotros tenemos el poder absoluto de lograr que las cosas pasen, como bajar de peso y llegar a tener un peso saludable. Solo tenemos que confiar en nosotros mismos, hacer conciencia de que nuestra alimentación no es la correcta e identificar qué es lo que está provocando nuestra obesidad, sobrepeso o enfermedad. Que por no hacer caso al problema de origen acaba conviertiéndose en una pesadilla, y en una serie de intentos, en un vía crucis.


Muchos intentos, y siempre acabamos regresando a lo mismo, o peor aún, complicándolo todo, aumentando más de peso del que originalmente habíamos tratado de bajar. Empeorando mi salud.


No depositemos ese poder a los productos, no lo tienen! Después de todo cualquier cosa que hagamos,  al final de todos estos intentos, llegaremos a la conclusión de que solo una alimentación “correcta” y nuestra voluntad harán la magia.

#productos para bajar de peso #nutrióloga #obseidad #sobre peso